Critica / Review de La Ruta hacia el Dorado


De acuerdo... Puede que no sea la película de animación más conocida del mundo... En realidad fue un fracaso en taquilla cuando se estrenó, y estoy seguro por esa razón que alguien que lea estas líneas es posible que no tenga ni idea de qué película estoy hablando, pero sin duda La Ruta hacia el Dorado  es una de mis películas preferidas producidas por Dreamworks. En mi opinión posee todo lo que un espectador puede pedir: Buena animación, fantástica banda sonora, canciones pegadizas, una historia entretenida, humor, amor... 

La película nos sitúa en la España del siglo XVI donde nuestros protagonistas, Miguel y Tulio, se ganan la vida estafando a la gente. Tras unas tiradas de dados sus rivales descubren que estos están trucados, y empiezan a escapar sin no antes coger el mapa que habían ganado en esa última partida que supuestamente mostraba la ubicación exacta de la ciudad de El Dorado. Tras esa persecución, y por los azares de la vida, acaban siendo prisioneros en uno de los barcos de Hernán Cortés. Como buenos prisioneros de película intentan escapar y gracias a un caballo (sí, un caballo), su astucia y un poco de suerte lo logran. Vagan por el mar durante días los tres, ya que el caballo se les une, y finalmente llegan a tierra firme.  Allí descubren que ese mapa, que habían obtenido antes de huir, era precisamente el mapa de esa isla, y que por lo tanto era posible encontrar una ciudad de oro allí. Un sueño para un par de estafadores. Finalmente llegan a esa ciudad deseada y los nativos los tratan como dioses por razón de una profecía local. Por supuesto ellos no abandonan el plan de llevarse el mayor oro posible y siguen con la farsa para conseguirlo. Es en este punto donde finalmente entra en la historia nuestra querida Chel, una seductora, pícara nativa que descubre el engaño y quiere unirse al timo por razones personales.



Y bueno... Ya sabemos lo que suele pasar en las películas cuando aparece una chica guapa... (espero no parecer machista con este comentario). Tulio se involucra sentimentalmente con Chel, Miguel se siente apartado, y finalmente él (Miguel, no Tulio) descubre que lo que de verdad desea es quedarse en el Dorado y no volver a España.  Por el medio de todo este embrollo pasional tenemos la lucha entre el Jefe Tanabok y Tzekel-Kan, que tienen unas personalidades muy dispares y quieren un futuro para el Dorado muy dieferente. Prefiero que esa parte de la película la disfrutéis si no la habéis visto ya y no contar nada más al respecto.

Finalmente quiero recalcar la gran amistad que tienen Miguel y Tulio, una amistad tan fuerte que después de todo lo que viven, después de su distanciamiento, siguen queriéndose y dándolo todo por el otro. Es posible que sea una de las mejores amistades que he visto en una película de animación.

Peeero, como digo en todas las críticas, en toda cosa hay su parte buena y su parte mala. Es verdad que los protagonistas están muy bien desarrollados, que no le podría pedir más a la música y a las canciones que hay en la película, pero si que me hubiera gustado que hubiera un poco más de acción, sólo existe al principio y al final, y eso para mi... me dejó un vacío.






Mi valoración final es de 9 / 10


2 comentarios:

  1. Peliculón con todas las letras. ¡Miguel y Tulio, Tulio y Miguel! ¡Fuertes y poderosos dioses!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Me encanta esa escena y la que bajan la gran escalera en plan putos amos

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.