Crítica de la película El Pasajero


La película El Pasajero nos cuenta la historia de un ex-agente de policía que por razones de la vida ha acabado siendo vendedor de seguros. Durante diez años a vivido una vida totalmente rutinaria donde un tren de ida y de regreso ha sido su transporte durante todo este tiempo. Obviamente si la cosa siguiera de este modo no habría película por lo tanto un día, después de ser despedido de su trabajo, y en el tren de regreso a casa, nuestro protagonista (Liam Neeson) se topa con una gran oportunidad que le podría solución todos sus problemas. Una mujer desconocida le propone un reto, un "experimento" donde él tendrá que usar todas sus habilidades para encontrar un sospechoso que se encuentra en ese mismo tren. Las únicas pistas que le ofrece dicha mujer, y que él por lo tanto puede tener por seguro, es que tal persona no es un pasajero rutinario, y que responde por el apodo Prynne. 

Vosotros imaginaros que estáis volviendo a casa con el tren que siempre cogéis a esa misma hora, y de repente se os sienta al lado una mujer que no conocéis de nada y os dice que tenéis que hacer una cosa que a vosotros es posible que no os afecte para nada, pero que ganaréis en concreto 100.000€ si lo conseguís llevar a cabo. ¿Lo haríais? Ese es básicamente el planteamiento de El Pasajero. 

A partir de ese momento Michael (que así es como se llama nuestro protagonista), tendrá que ir investigando a las personas que no le son conocidas (recordemos que él ha tomado ese tren durante 10 años y en teoría sabe quiénes son los rutinarios). Es bastante satisfactorio ver que en una mera película de acción (que es lo que es El Pasajero), no solo tiene disparos, golpes, y escenas donde la vida de los personajes se pone en peligro. En realidad la parte que me gustó más es cuando este tiene que ir conversando, engañando, manipulando... a los diferentes ocupantes para ir poco a poco recolectando información de quien podría ser el sospechoso. Tengo que decir que en algunos momentos me recordó mucho a la película Código fuente o la mas reciente Asesinato en el Orient Express. Al igual que me pasó con esas dos mencionadas películas en esta también era consciente de que durante casi todo la película estaba mirando por todos lados investigando cualquier detalle para descubrir quién podría ser dicho sospechoso. 

Y es que al igual que él no tienes más información de la que te va ofreciendo la historia. No sabes porque es tan importante encontrar a esa persona, el motivo, si es hombre, mujer... NADA! Y eso, ese suspense, es lo que me hizo disfrutar más de esta historia.



Peero como digo en todas las críticas toda cosa tiene su parte buena y parte mala y El Pasajero tampoco se va a salvar de que diga algunas cosillas. Como he dicho, aunque tenga un poco más de chicha que otras películas de acción donde solo importan los golpes, los disparos, la sangre, y salvar personas, sigue siendo eso, una película de acción típica de Liam Neeson donde nos ofrecen al principio una pequeña introducción del personaje para que empatizamos un poco con él y luego empezar la acción sin que importe mucho lo anterior. Hecho de menos ese trasfondo en los personajes, saber un poco más quiénes son. Literalmente a uno nos lo presentan de pasada y luego lo matan como si nada ¿En serio pretenden que sienta algo por él? Pues no... Y otra de las cosas malas que diría es que durante la película nuestro querido Liam hace cosas que cualquier persona decente tacharía como malvadas, en realidad si yo fuera uno de los pasajeros que están en ese tren sin duda pensaría que él es el malo. Y sé que es porque es una película, encima una película de acción donde siempre tiene que acabar bien, pero joder... que le ayuden después de todo lo que hizo... no lo vi para nada real.

Aún así ha sido una película que me ha gustado y que recomiendo.



Mi valoración final es de 7 / 10

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.